Desde que dejamos atrás Estellencs, ya podemos observar hasta donde llegó el terrible incendio que asoló nuestra Serra. Pero en realidad no es hasta que comenzamos a subir el Coll de sa Gramola, que tomamos conciencia del irreparable daño provocado por el devastador fuego. El olor a quemado todavía es perceptible y parece que transitamos por un paraje fantasmagórico que nos llena de tristeza y angustia. La subida por esta vertiente de sa Gramola, sólo tiene un kilómetro inicial un poco exigente y el resto se deja subir. Ya llegando al final, podemos observar como el incendio quemó todo lo que encontraba a su paso a un lado y a otro de la carretera. Coronamos en el km 115 aprox. e iniciamos una larga bajada de 5 km hasta llegar a la localidad de Andratx.

Ya hemos hecho el recorrido de ida y estamos prácticamente en la mitad de la distancia total a recorrer. Ahora toca deshacer lo que hemos hecho, pero por otra ruta. Así pues, dejamos atrás el mar, la carretera Ma-10 (la más larga de toda la isla) y nos adentramos por nuestras montañas, pasando por sa Coma (donde los participantes tendrán un avituallamiento) y realizando una nueva subida, que no es larga ni dura, pero que a estas alturas ya hace mella en nuestras piernas. Se trata del Coll de n’Esteva. 2 km de subida, seguidos de un falso llano para iniciar a continuación la bajada en dirección a Es Capdellà. Hacemos la entrada en el pueblo (también muy pintoresco) y giramos a la izquierda en dirección Puigpunyent.

 

Esta web utiliza cookies para facilitar tu navegación. Si estás de acuerdo, pulsa "Acepto". Sí, acepto

Pin It on Pinterest