Apenas 1 km después de salir de Es Capdellà, comenzaremos a subir el coll de Galilea; 4,5 km al 6% de media aproximadamente. La subida se realiza por una carretera estrecha y de asfalto antiguo y tiene algunas rampas del 7-8% de desnivel. Cuando coronamos, no entramos en el pueblo, sino que iniciamos inmediatamente una rápida bajada que nos conducirá hasta otro precioso pueblo de Mallorca, Puigpunyent. No hay discontinuidad; hemos subido, bajado y volvemos a iniciar una nueva subida sin un metro llano o de descanso.

Ya estamos en el coll des Grau (conocido también por Superna por la posesión que atraviesa). No es largo pero si es duro, sobre todo en su parte final, con alguna rampa que sobrepasa el 8%. Una vez coronado, iniciaremos una bajada que nos conducirá hasta la finca de “Sa Granja”. Allí, la organización nos tiene preparado otro avituallamiento sólido-líquido (estamos en el km 150 de la prueba aproximadamente). Al salir del avituallamiento continuaremos en descenso hasta llegar a la población de Esporles. Atravesaremos de arriba abajo dicha población por su calle principal y en seguida iniciaremos un tramo de la TT4500 que no tiene nada que ver con todo lo realizado anteriormente.

A partir de Esporles nos espera un tramo de 15 km, los primeros con tendencia descendente, pero donde siempre deberemos pedalear. Se trata del tramo llano más largo que encontramos en la prueba y que puede resultar muy engañoso, ya que podemos dejar muchas energías que después nos harán falta para las dos grandes ascensiones que todavía quedan por subir.

Llegamos a la carretera de Valldemossa, s’Esglaieta i giramos en dirección Palmanyola. A la altura de la rotonda de la carretera de Sóller, giramos a la izquierda para hacer la aproximación (siempre de manera ascendente) hacia el coll de Sóller. Finalmente, a la altura del túnel y cuando ya llevamos 167 km de recorrido, comenzamos la ascensión de este clásico de nuestra geografía. Poco más de 5 km con una media algo superior al 5%. Seguro que ahora notaremos estos kilómetros de llano que hemos hecho anteriormente, las piernas ya pesan mucho y tampoco nos podemos vaciar en demasía, porque todavía tenemos el coloso de la jornada por delante. Al coronar el coll, podremos disfrutar de un nuevo avituallamiento, el quinto de la jornada (líquido y sólido). Nos encontramos ya en el km 172 de la TT4500 y ahora si, debemos coger aire y fuerzas para afrontar el máximo reto de la jornada; ascender el Puig Major, con 182 km recorridos y muchas horas encima de la bicicleta.

 

Esta web utiliza cookies para facilitar tu navegación. Si estás de acuerdo, pulsa "Acepto". Sí, acepto

Pin It on Pinterest